Leit Romero: 24 años al servicio de la fiscalización del comercio nacional

Buena parte de las tareas que otorgan visibilidad al SENCAMER corresponden a las permanentes jornadas de fiscalización e inspección que realizan sus funcionarios. Estas acciones incluyen no sólo la clásica supervisión de balanzas en comercios y mercados municipales, sino también el chequeo de numerosos registros y procesos obligatorios de suma importancia para la economía nacional.

Esa lista incluye la verificación de Control de Productos Envasados (CPE), el Registro de Etiquetado de prendas de vestir y calzado, el Registro de Productos Nacionales e Importados, el Registro de Empresa Manufacturera, las inspecciones de ascensores y escaleras mecánicas, entre otras que son responsabilidad de los trabajadores de la Dirección de Fiscalización e Inspección del SENCAMER.

El director de esa dependencia es Leit Romero (51 años), Técnico Superior Universitario en Electricidad y Técnico en Instrumentación y Control, uno de los funcionarios de mayor experiencia, con 24 años en SENCAMER. La mayor parte de esos años han transcurrido en Fiscalización, por lo que es muy extenso su cúmulo de vivencias y enseñanzas, siempre al resguardo de la calidad en comercios, empresas y espacios, tanto públicos como privados. 

¿Cómo llegó usted a formar parte del SENCAMER?

En 1998 ingresé por concurso al entonces Servicio Autónomo Nacional de Metrología (Sanamet) y fui seleccionado para trabajar en la Unidad de Fiscalización. Allí empecé un programa de formación para ejercer esa labor, que incluyó visitas a los Laboratorios Nacionales de Metrología, así como también los conceptos de la Metrología Legal.  

Anteriormente trabajé en la fabricación de plantas petroleras en el Centro de Refinación Paraguaná (estado Falcón), en la ampliación de la planta termoeléctrica “Ricardo Zuloaga” de Tacoa (La Guaira) y fui supervisor en la fabricación de vidrio en la empresa Owens-Illinois Inc.

¿Cómo fue esa transición del Sanamet al SENCAMER?

Recuerdo que al momento de la creación de SENCAMER, a partir de la fusión de Sanamet con Senorca (Servicio Autónomo de Normalización y Certificación de Calidad), todos teníamos la incertidumbre de cuál sería la función que íbamos a desempeñar en este nuevo organismo. Muchos consideraban que no se iban a complementar bien las áreas de Normalización, Reglamentos y Metrología, al provenir de instituciones distintas. Afortunadamente, la experiencia demostró todo lo contrario.

¿Qué hizo con su primer sueldo?

Recuerdo que mi primer pago fue de 111 bolívares. Lo utilicé principalmente para salir con mi familia, comer e ir al cine. 

¿Cuéntenos una anécdota del trabajo que jamás olvide?

En principio, a SENCAMER sólo lo conocían por el sorteo del Kino, como “el organismo que pesa las bolitas”, en referencia a los procesos metrológicos de verificación y certificación de las esféricas usadas por las loterías nacionales. Afortunadamente, ahora tenemos una proyección institucional mucho mayor.

¿Alguna amistad en SENCAMER que recuerde con especial aprecio?

En estos 24 años son muchas las personas que me han acompañado en este trayecto, de las cuales he aprendido mucho. Uno de ellos fue Gustavo Marchán, antiguo Coordinador Nacional de Fiscalización, quien nos formó y dirigió a todos. En el presente está la camarada Jacqueline Cárdenas, actual directora de Planificación y Presupuesto, a quien le tengo un gran respeto por su profesionalismo y dedicación.  

¿Cuánta incidencia ha tenido SENCAMER en el desarrollo de su familia?

Muchísima. Con el pasar del tiempo, el haber logrado estabilidad aquí me permitió levantar a mi familia, criar a mis hijos y darles un buen ejemplo.

¿Qué le ha motivado a permanecer por tantos años en la institución?

Trabajar en SENCAMER es saber que con tu labor y esfuerzo contribuyes con el bienestar y desarrollo del país. Con los años uno va aprendiendo de todos sus servicios y del potencial que tiene como institución, y eso es algo que te da más de un motivo para quedarte. Cuando ingresé realmente sólo aspiraba permanecer por algunos meses y desde entonces ya pasaron 24 años.

¿Cuáles han sido sus mayores contribuciones para el logro de la misión institucional?

Toda la experiencia y enseñanza que puedo dejar al personal que está desempeñando, tanto funciones administrativas como técnicas. Aparte de mi experiencia en el área de Fiscalización, trabajé siete años como director de una oficina de Formación que fue el germen del actual CEIC (Centro de Estudios para la Infraestructura de la Calidad). Ese tiempo permitió reactivar la realización de cursos y talleres para formar y capacitar al personal en materia de calidad.  

¿Cuánta relevancia tiene la fiscalización para una institución como SENCAMER?

Mucha, ya que gracias a la fiscalización podemos comprobar que las leyes y reglamentos se cumplen y acatan; y que los productos, bienes y servicios cumplen con la normativa legal vigente.

Realmente a nadie le gusta que lo fiscalicen. Pero, hemos desarrollado un método, en conjunto con la Oficina de Asesoría Jurídica, para que nuestras fiscalizaciones estén más enfocadas en captar más servicios. No logramos nada con decomisar productos y equipos, o multar a los productores y comerciantes. La idea es orientar y apoyar. Por eso, damos un plazo para que los y comerciantes puedan subsanar errores y ser consecuentes con el cumplimiento de las normas.  

¿Con cuántos fiscales cuenta el SENCAMER? 

Tenemos un equipo de 63 fiscales, quienes permanentemente se encuentra desplegados en la calle, tanto en los operativos conjuntos que realizamos con otros organismos oficiales, como en las jornadas propias que realiza la institución.  Se trata de funcionarios especializados y sus labores son muy focalizadas, referidas a temas de Metrología Legal y Reglamentos Técnicos. 

Para un funcionario de su experiencia, ¿cuánta importancia tiene SENCAMER para Venezuela?

Tiene una gran importancia para el desarrollo del país, pues el engranaje de sus seis subsistemas garantiza bienes y servicios de calidad que conceden un nivel óptimo de satisfacción a los usuarios; además de promover el desarrollo económico a través del Sistema Venezolano para la Calidad.

Un mensaje a los funcionarios con poco tiempo de servicio en el organismo

Invito a los servidores públicos a que se interesen en aprender las actividades y servicios que prestamos en las distintas áreas. Debemos fortalecer nuestro sentido de pertenencia, ya que la función que desempeñamos para impulsar el desarrollo nacional es de vital importancia. Recordemos que el aporte de cada uno de nosotros contribuye al avance de la institución y del país.

¿Qué le gustaría decirle a productores, comerciantes e importadores que deben realizar procesos en el SENCAMER?

En los procedimientos de Fiscalización que realizamos de acuerdo con nuestras competencias, los funcionarios buscan cumplir con lo dispuesto en la normativa legal vigente. El objetivo es garantizar que los usuarios tengan bienes y servicios de calidad.  Por eso, los invito a que realicen los trámites con nosotros, para que puedan contar con el respaldo legal y técnico de la institución, garantizando así que la actividad económica que realizan cumple con los estándares de calidad exigidos por las leyes y reglamentos.

Miércoles 28 de Septiembre de 2022 - 16:30